La Energía del Amor

La Energía del Amor

Un mensaje sobre la Energía del Amor, la verdadera energía que debería mover al mundo

La Energía del Amor

La Energía del Amor

Cuando hablo de amor no me refiero al amor de pareja, al amor físico, me refiero a un amor universal, al amor que va más allá de todo, al amor incondicional, y no son solo palabras, me refiero a dar amor en el mejor sentido de la palabra, en cada acto, internamente, aún cuando no estemos presentes, aún cuando no conozcamos el objeto de nuestro amor. Sentir amor es la fuerza más poderosa que puede haber, es una energía que nos impulsará y nos llevará a avanzar en el camino de la vida, y llegar a todo. Por el contrario, su fuerza opuesta, el odio, también es una fuerza poderosa, pero paraliza, estanca, no permite fluir a quien se deja poseer por él.

El amor, no significa solo decir cosas lindas, o pensar livianamente en que todos son amorosos y tienen amor, no son solo palabras. Para poder llegar a sentir el amor incondicional, hay que estar preparados, hay que nutrirse diariamente de pensamientos positivos y de energía positiva.

La energía del pensamiento y la palabra, generan a su vez una energía que no es visible pero si perceptible, y es el motor al que llamo fuerza positiva del amor. Es aquí en donde digo que, para poder sentir el verdadero amor incondicional, es necesario que lo sintamos primero como fuerza de impulso. Dejarnos guiar por la fuerza del amor, sería el instinto básico que los humanos deberían sentir para vivir en un mundo de paz y armonía.

Si en cambio, la fuerza predominante es la del odio, la energía que se creará es la contraria, la del caos y la violencia y la confusión. Como decía, el amor no significa solo quedarnos en la frase “TE AMO” pues no serían nada más que palabras, sin embargo, aquí quiero demostrar que esto es energía, y realmente lo es.

Los grandes santos y Seres de Luz, han logrado producir milagros expresando la fuerza del amor, la energía del amor. Todos podemos ser canales del amor incondicional de Dios, del amor incondicional del Universo. En el aire, en la naturaleza, en el oxígeno que respiramos, podemos elegir que haya fuerza de amor y no de odio. Si cada vez que respiramos conscientemente intentamos pensar que eso que inhalamos es AMOR, y al exhalar conscientemente lo hacemos pensando en dar AMOR, seremos más cuidadosos de nuestros pensamientos y palabras, y se formará un círculo benéfico para nosotros y para nuestro entorno.

Solo es cuestión de probar, y comprobar que esto es real. Pueden criticar y decir que es muy fácil hablar , decir un montón de cosas y dar mensajes, pero solamente tiene sentido ese amor incondicional y solo lo puede sentir quien ha podido sentir ese amor, quien ha tenido que sacrificar un amor personal, por un amor más fuerte, más universal.

El amor no son solo palabras bellas, el amor consiste en hacer, en hacer por el otro, en hacer por una causa que trascienda mis propios intereses, que me trascienda en obras de bien, que se plasme en obras de bien, en obras que ayuden a otros, y no solo materiales, no hablo de la caridad, no hablo de dar en el sentido de lo material, me refiero a una energía que puede ser expresada en simplemente “estar para el otro” sea este una persona , un animal o una planta.

Mucha gente dice amar a otros, pero no lo demuestra en nada,… solo habla, dice, expresa. Cuando hablo de amar incondicionalmente, hablo de amar hasta que duela, como bien lo decía la madre Teresa de Calcuta. Solo cuando amamos hasta que nos duela, nos damos cuenta de la poderosa fuerza que este amor tiene.

Este amor incluye a los animales, incluye a todo ser vivo. Es necesario que para cambiar el mundo podamos entender cabalmente la energía del amor. Debemos entender que el amor no es simple sensiblería sino por el contrario se trata de cuidado, protección, generosidad, paciencia, templanza, respeto, con todo lo que tengamos, no significa solo dinero ni mucho menos objetos materiales, pues estos de ninguna manera suplen el amor.

Hablo de compañía, escuchar, cuidar, proteger, sanar, respetar, de eso se trata el verdadero amor. Cuando siento amor por las personas,  animales o plantas, o cualquier Ser vivo que no haya nombrado, haré todo lo que esté a mi alcance, desde lo que haga para ayudarlos, para protegerlos, me comprometeré en difundir este respeto y cuidado a donde quiera que vaya y no permitiré que se los maltrate o dañe.

De nada sirve que diga de la boca para afuera: “Amo a los animales” si manifiesto total indiferencia por lo que tengo cerca, por un animal de la calle, por un animal maltratado, por un correo que me piden pasar para ayudar, por una firma que podría dar inclusive anónimamente para sumarme a quienes protegen a los animales o defienden una causa en su favor.

Si salgo a la calle con una energía de amor, solo atraeré situaciones positivas, si hablo con otros con energía de amor, solo encontraré respuestas positivas, si intento relacionarme con otros con una energía de amor y no de crítica, envidia, rencor, u otro tipo de energía negativa, si pongo solo amor en mis relaciones, ese será mi aporte, mi contribución a que este mundo se transforme en un mundo de Amor y no de odio.

Pero debo comenzar ya, no hay tiempo para dilaciones, mi día a día debe estar embuido de esta energía de Amor, en todos mis actos, hasta en el más pequeño, así sea en lavar una taza, o un plato, debo hacerlo con amor, si limpio mi casa, eso debo hacerlo con amor, si estudio, lo haré con amor, si trabajo, lo hago con todo el amor que pueda, yendo a mi trabajo cada día con la mejor predisposición, esparciendo el amor adonde vaya, pues sé que es la energía más poderosa y que si la envío, me será devuelta.

Hagamos la prueba. Probemos sólo por hoy, manejarnos con la energía del amor, amemos lo que hagamos, por pequeño que eso parezca, y finalicemos nuestro día agradeciendo por tanto amor que pudimos dar , reflexionando sobre la reacción de mi entorno hacia ese amor. Veremos que encontraremos resultados sorprendentes.

©Marianela Garcet

logoMG

Be Sociable, Share!
Share
Esta entrada fue publicada en espiritualidad y etiquetada , , por Marianela Garcet. Guarda enlace permanente.

Acerca de Marianela Garcet

Me dedico a las terapias alternativas formalmente desde hace 10 años, estudiando y formándome en la temática espiritual desde el año 1974. Soy Reiki Master Sistema Usui y Karuna-Profesora de Visualización Creativa-Canalizadora de Mensajes de Ángeles y Seres de Luz- Escritora de temas espirituales, de salud natural , autoayuda y superación personal. Consultora y Consejera Metafísica-Creadora del curso Metafísica Nueva Energía®/ Estudio de vidas pasadas sin regresión® y estudio numerológico® También soy Master Teacher in Magnified Healing® pero ya no doy iniciaciones

2 pensamientos en “La Energía del Amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *