La vida es un viaje

Marianela Garcet® – http://marianelagarcet.info/la-vida-es-un-viaje/

La vida es un viaje

La vida es un viaje

La vida es un viaje

Retomo en este mensaje un tema sobre el que siempre vuelvo pues es muy actual, ya que en estos tiempos, más que nunca antes, estamos asistiendo a la partida a otros planos, a otras dimensiones de la realidad, de muchos seres jóvenes, en este mundo que tal vez son “almas muy antiguas” y con mucha experiencia y por ese mismo motivo han tenido que regresar al hogar  a muy temprana edad.

Si bien como soy humana, ante estos hechos, ante estas tempranas partidas, muchas veces,  por no decir, siempre, aún cuando no conozca a quien ha partido, siento tristeza y dolor.

Nunca me gustó ponerme de ejemplo, pero en este caso lo hago simplemente en el afán de mostrar cómo hacer frente a estas situaciones que se presentan antes o después, en las vidas de todos y ante las cuales muchos desisten de seguir adelante, continuar luchando, o creyendo y se enojan, se enojan mucho con Dios, con alguien con más poder, con quien supuestamente está en un lugar más arriba nuestro y ante la vista de quienes piensan así parecería que maneja nuestras vidas a su antojo… pero sin embargo, esto es bien diferente.

Todos somos almas, almas que decidieron encarnar en un cuerpo humano, usando éste como un ropaje, que elegimos antes de nacer, como si fuera en una tienda de ropa y no de acuerdo al que nos gusta más, sino que elegimos, en un estado de máxima sabiduría, totalmente desapegados de este pensamiento humano y con la ayuda de Seres infinitamente buenos y Luminosos que nos guían para que podamos ser capaces de decidir bien con cual nos quedaremos para cumplir nuestra misión en la vida terrenal…

Y así es como finalmente tomamos la gran decisión: tomar un “vestido o traje” dependiendo de si tomaremos forma femenina o masculina respectivamente al llegar a este plano, que contenga todas aquellas pruebas futuras a las cuales nos veremos expuestos al crecer, y por medio de las cuales aprenderemos… o no, y ayudaremos a otros a aprender… o no.

Esto significa, que, tal vez, dependiendo de cuáles serán los aprendizajes a vivir  y por los cuales atravesar… este cuerpo puede ser bello, esbelto, alto, delgado, rubio, de ojos celestes, o bajito, gordo, obeso, mediano, morocho, de ojos oscuros, de rasgos indios, de rasgos orientales, de tal o  cual religión o grupo de creencias. Inclusive, ese traje o vestido también puede ser indefinido, si ese es el aprendizaje por el cual atravesaremos.

Ese ropaje puede tener una salud imperfecta, puede tener una “fecha temprana de vencimiento” puede indicar exactamente el día, el año y hasta la hora en la cual deberemos dejarlo para regresar al hogar de donde hemos partido…

Y siempre me detengo aquí, porque he tenido a tantas personas que quiero, aprecio, respeto, a quienes ayudar en estos trances, que siempre me llegan mensajes de sus seres queridos, que han partido, sobre cómo y qué decirles para hacerles comprender aún más el porqué de estas partidas, el porqué de estas elecciones y que es necesario que sepan que están bien, que están en Paz por haber cumplido sus misiones en esta tierra de la mejor manera posible…

Y siempre vuelvo a pensar en eso: quienes han partido tan tempranamente, quienes han elegido, no sin dolor, no sin tristeza, aceptar esta “fecha de vencimiento” de sus ropajes, han sido las almas más nobles, puras y buenas que he conocido.

Siempre pensé, desde pequeña, que, quienes partían muy jóvenes, eran como Ángeles que habían encarnado en cuerpos humanos y que tenían que volver, y ahora lo creo más que nunca, es como si se me hubiera develado la verdad luego de tantos años, como si de pronto me lo mostraran tan claramente, que algo que yo pensaba de muy pequeña, era totalmente cierto.

Sin embargo no puedo dejar de decir que a mí también me entristece aunque tenga la certeza de la luminosidad divina de estos Seres, de su grandeza, pues lo han dado todo antes de partir. De su amor por sus semejantes, por sus familias, por sus amigos, a quienes han dejado en muchos casos desconsolados, en otros, desconfiados, en otros, enojados, abatidos, desahuciados.

Es necesario comprender que todo lo que sucede, tiene un motivo divino, tiene una finalidad mucho más noble, alta, y fuerte, que nosotros inclusive en nuestra humana comprensión, podemos desconocer. Y si bien es muy difícil hacernos a la idea de no ver en cuerpo físico a un ser querido nunca más durante nuestra estadía en este plano, sepan, y me lo digo también a mi misma, que este Ser, está en un lugar de plena y pura LUZ, desde donde nos ilumina, nos protege y nos cuida, y que este Ser, que había elegido venir a estar con nosotros de alguna manera, por una determinada cantidad de tiempo, nos dio, mientras estuvo, lo mejor que pudo e hizo lo mejor por nosotros, y una vez que cumplió con lo que vino a dar, a aprender, a enseñar, se fue, tranquilo, en paz, regresó a su lugar, desde el cual partió alguna vez hace tiempo, no importa si mucho o poco, pues ha sido exactamente el tiempo que necesitó para dar lo que dio, y para cumplir con una determinada misión en este plano.

A esos seres de Luz, todo mi agradecimiento por haberme permitido formar parte de una porción de sus vidas, por haber creído en mí, por haberme confiado sus tristezas, inquietudes, problemas, alegrías, esperanzas, y sobre todo por haber comprendido que esta vida, es solo un viaje … de regreso a nuestro hogar.

©Marianela Garcet

 logoMG

 


http://www.marianelagarcet.com


http://www.octogonmistic.com.es


http://www.vidaspasadas-mg.com.es

 

 

 


 


Post Footer automatically generated by wp-posturl plugin for wordpress.

Be Sociable, Share!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *