Cambiar al mundo

Si nos proponemos, seremos capaces de Cambiar al Mundo

Podemos cambiar al mundo

Podemos cambiar al mundo

Podemos cambiar al mundo

Be Sociable, Share!
Share

Agradecer

Agradecer

Es maravilloso el poder agradecer el sentir el sol sobre mi piel, la lluvia, el agua escurriéndose entre los dedos, porque eso me demuestra que el planeta sigue vivo y que yo estoy viva.

Agradecer

Agradecer

La vida nos pone frente a frente. Con la muerte, con la soberbia, con la envidia, con la desgracia.
Muchas veces miramos hacia otro lado… no queremos ver… pero ellos, vuelven … una y otra vez a buscarnos… No queda más que enfrentar.

Enfrentar todo lo que vinimos a enfrentar. Y saber que para eso vinimos, para aprender.

Renegamos, no queremos oir, queremos escapar… siempre queremos escapar… intenté hacerlo tantas veces… pero finalmente, sea cual fuere el rodeo que le demos, llegaremos al momento de enfrentarnos con la realidad, con la cruda verdad, y estaremos desnudos ante ello.

Es en ese momento en el cual realmente aflora lo que somos… cuando finalmente luego de tanto andar, llegamos a un punto en el camino en el cual no podemos retroceder, no importa cuan cerca o lejos estemos del pasado… del ayer, inclusive, del minuto anterior… ese tiempo, ya no es nuestro, ya no nos pertenece… Es como una foto que miramos, en la cual estamos bien, nos vemos de un modo en el cual ya no estaremos ni siquiera el siguiente minuto.

Cuando nos damos cuenta, cuando despertamos a esa realidad, nos sentimos muy solos… porque estamos rodeados generalmente de seres que aún duermen… y quieren seguir haciéndolo. Entonces… decidimos caminar solos, erguirnos ante esa realidad que nos golpea, y seguir, levantamos la cabeza y arremetemos. Puede dar resultado, pero tampoco es el camino.

Lo que venimos a hacer… todos… aquí en este plano.. es duro… Nadie nos dijo que sería un “lecho de rosas”…y efectivamente, no lo es.

Por eso el tema del agradecimiento surge en mi mente en el día de hoy.

Comencé el día con el recuerdo siempre presente de mi padre… porque no casualmente, sino causalmente, cuando faltan pocos días para su día de cumpleaños,.. se hace más presente en mi vida, más que todos los días, en los cuales siempre está.

Él me enseñó sin palabras, el agradecimiento. Él fue una persona agradecida con todo lo que la vida le dio, y también con la gente. Eso no se borró en mi mente.

Y el agradecimiento, creo, es la mejor manera de enfrentar aquello que la vida nos presente. Sea bueno o malo, porque es de la única manera en la que podemos aprender.

Ser agradecidos no solo con lo bueno que podamos recibir.. sino también con lo malo, o con lo que reviste una apariencia de “malo” porque tal vez, en el fondo, está ahí para mostrarnos algo… para enseñarnos que no debemos bajar los brazos… para mostrarnos que se puede vivir de un modo diferente y aún así ser feliz, para decirnos “afuera hay vida” para indicarnos qué camino tomar, para refrescarnos la memoria… para tantas cosas… cada uno sabe bien, pues todos hemos atravesado circunstancias extremas en nuestras vidas… y si miramos para atrás,.. podremos decir “esto que me pasó en tal o cual momento” fue un detonante de cambio en mi vida….

Y esto es… crecer… evolucionar… aprender… que en definitiva es a  lo que hemos vinimos a este plano.

Agradecer es algo que está inserto como una norma de las buenas costumbres, como parte de las primeras reglas de educación que debemos y creo que, actualmente sobre todo, deberían enseñarse (sobre todo con el ejemplo) y practicarse más.

Sin embargo, mi mirada siempre va dirigida a otro aspecto, ese que no se ve y que no forma necesariamente parte de los buenos usos y costumbres.

Ser Agradecido con el Universo, de modo sincero, sin que se transforme en una “fórmula” y hacerlo mecánicamente, pues así no da resultado, puede abrirnos los caminos, puede llegar a atraer justamente aquello que necesitamos más a nuestra vida.

Agradecer diariamente por lo que tenemos, aunque pensemos que es poco, aunque no nos alcance en lo material, hará que el Universo nos devuelva mucho más y finalmente tengamos eso que necesitamos en ese momento.

Y en este punto, es necesario un toque diferente, una reflexión que va dirigida al despertar: mucha gente está aún caminando como con pesas, como muy “magnetizada” por decirlo de un modo gráfico… a la “Matrix”….

La famosa de la cual nos hablaba la película.. y que no es más que todo el conjunto de preconceptos, prejuicios, mandatos y largos etcéteras más que la sociedad ha plantado para impedir que el ser humano se libere.

La liberación no vendrá de la mano de una tercera guerra mundial, ni de una revolución sangrienta, pues de esa manera aún se sigue respondiendo al mandato de esa matrix.

Decía que hay gente que camina como pesadamente, pues cree que si no cumple con determinadas cuestiones que son simplemente para “ satisfacer” a ese mecanismo absurdo, no tiene una vida, no existe, no es nadie…. y si su ser se tiñe con ese color oscuro, la matrix, habrá triunfado.

La verdadera liberación vendrá entonces de aquellas mentes que logren “trascender” a estos mandatos, liberarse realmente desde adentro, volver a sus orígenes, saber agradecer por lo que tengan que atravesar y ser siempre conscientes de que somos nosotros y únicamente nosotros quienes podemos liberarnos de cualquier cosa que nos moleste, nos oprima o nos mantenga atados a un engranaje que no queremos ya sostener.

Si realmente todos los que aún duermen abrieran los ojos, se darían cuenta de lo que hay fuera de esa estructura que está tan arraigada dentro de cada uno.

Recuerdo que, cuando enseñaba mi curso “Metafísica Nueva Energía” les sugería a los alumnos ver esta película… pero a muchos no les gustaba, me decían que no la podrían ver, que no la podrían comprender. Luego, al tiempo, surgieron muchos metafísicos y miles de portales explicando diferentes partes de la misma, y traduciéndola en cierto modo para ayudar a ese despertar.

Creo que esa película ayudó a muchos a despertar o a seguir un camino más espiritual.

Sin embargo, falta, aún falta que muchos más despierten. Por eso, aunque me fui de tema, lo principal que quería transmitir hoy era eso: el ser agradecido, porque en ese agradecimiento,  va una energía muy especial,  que nos mostrará de a poco, un mundo diferente.

Agradezco a la vida  por darme tantas oportunidades de crecimiento, por todos los dones que descubrí en mí, y que tal vez desperdicié en mi juventud, pero que pude recuperar en mi adultez y supe poner al servicio de otros.

Agradezco a todos los seres que me permitieron crecer, principalmente a mis padres, que me dieron la vida: a mi madre que, con su dulzura y bondad, me transmitió eso que me da esperanza y luz cada día.

A mi padre porque con su dureza en mi formación, me dio un gran ejemplo de vida, que, lógicamente no pude comprender a su debido momento pero que supe capitalizar luego, para poder evolucionar y crecer.

A mis maestros y profesores porque ellos me dieron ejemplos válidos para poder aplicar a mi vida profesional.

A mis amigos por estar y también por  no estar, pues aquellos a quienes dejé de ver por largos años, volvieron y eso es de una riqueza infinita para una vida: recuperar amigos, recuperar afectos, “reciclar” relaciones…. Les agradezco a esos amigos que saben quienes son y que hoy tengo de nuevo cerca, es algo que nunca dejaré de agradecer, a ellos por haber regresado a mi lado y a la vida por haberme dado esa oportunidad.

A mi familia toda, porque está claro que los tiempos han cambiado mucho, y sólo están presentes, quienes deben estar, y quienes deberían haber estado siempre. Eso es bueno.

La familia, dicen, no se puede elegir, eso nos dice “la matrix” sin embargo, para mí es bien claro que elegimos antes de nacer, y que sabemos porqué nos toca la familia que nos toca… luego… vamos formando nuestra “familia de vida” compuesta por un compañero de vida, los seres vivos que tenemos como familia, (llámense “mascotas”) y los amigos… que son como hermanos que uno elige para hacer más fácil ese camino a veces tan complejo.

 ©Marianela Garcet

logo Marianela Garcet

 

 

Be Sociable, Share!
Share

Elegir

Puedo Elegir, aún cuando parezca que no puedo. Aún cuando desde afuera intenten cercenar cada una de mis libertades, puedo elegir, el ser humano, tiene esa libertad, la de poder elegir. De eso se trata nuestro libre albedrío. Hay elecciones que podemos hacer.

Puedo elegir amar en lugar de odiar .Amar es simple, amar es sencillo, amar, dignifica nuestra esencia de seres humanos. Podemos amar si nos damos cuenta que todos estamos en el mismo camino.
Eljo entonces Amar en lugar de odiar.

Puedo elegir ser feliz, viendo todo lo bueno que hay a mi alrededor, agradeciendo por ello, pues el agradecer me ayuda a ser feliz.
Eijo entonces Ser Feliz.

Puedo elegir pensar cosas bellas, en lugar de solo pensar lo negativo .Es mejor centrarse en lo positivo, fijar la mirada interior en ello, pues siempre habrá cosas negativas y positivas, vivimos en un mundo de polaridad.
Elijo entonces mis pensamientos, y hago que sean bellos, positivos, y constructivos

Puedo elegir ser mejor, cada dia. Pero no en una competencia con el otro, sino en una sana competencia conmigo, superarme diariamente es la meta y lograr que esa superación sea beneficiosa para otros, para quienes conviven conmigo, para quienes acompañan mi camino, pues de ese modo, estoy ayudando a muchos más.
Elijo entonces ser mejor y superar cada uno de mis defectos y carencias

Puedo elegir ayudar, en lugar de ignorar. Ayudar desde el lugar que ocupo, desde ese exacto lugar, como pueda hacerlo mejor, pero haciéndolo, día a día, y paso a paso, sin dejar de hacerlo jamás, como una parte de mi vida y de mi ser, con ganas, con fuerzas, con intención.
Elijo entonces involucrarme ayudando en lo que pueda, a construir un mundo mejor

Puedo elegir crear en lugar de destruir. Siempre es mejor crear, construir, edificar, sobre bases sólidas. Crear un mundo de Luz, que venza a la oscuridad.
Eljo entonces crear una vida de paz, amor, y armonía para mi, para mi entorno y para el planeta.

Puedo elegir abrir en lugar de cerrar. Abrir puertas, abrir ventanas, abrir el corazón, abrir la mente.
Elijo entonces abrir mi mente a los cambios positivos, y mi corazón al amor incondicional

Puedo elegir la prosperidad en lugar de la carencia. Prosperidad que no siempre es sinónimo de dinero, de energía monetaria. Prosperidad que es sinónimo de abundancia de todo lo positivo, de sano aprovechamiento de la vida, de todos los recursos que poseo como ser humano.
Elijo entonces mi conciencia de prosperidad, fijando mi atención en todo lo que tengo, en la prosperidad que ya poseo y no en lo que carezco, no en lo que me falta.

Puedo elegir la Paz en lugar de la confrontación. Buscar la Paz en todo lo que hago, puede ser el mejor camino elegido. Buscar siempre el camino de la unión y no la separación, escuchar al otro antes de criticarlo u ofenderlo. Escuchar sus razones y sentir empatía. Eso puede traer paz.
Elijo entonces la paz para mi vida, la paz para con los demás, el buscar un camino intermedio, un camino luminoso, un sendero por el cual sea fácil caminar sin tropezar.

Puedo elegir la Vida en lugar de la Muerte. Se puede elegir centrarse siempre en vivir, en realizar una acción positiva cada día, y no morir lentamente, lastimándonos, lastimando a otros, agrediéndonos , agrediendo a otros, utilizando “armas mentales” para que otros mueran también.
Elijo entonces vivir, con alegría, con luz, con armonía, con amor, disfrutando cada día, cada hora, cada minuto y cada segundo de vida.

 

©Marianela Garcet

Be Sociable, Share!
Share